La Gastronomía de Formentera

La cocina típica de Formentera está muy ligada al modo de vida tradicional, marcado fuertemente por el vínculo con el mar y la agricultura de secano. Se caracteriza por una dependencia casi absoluta de los productos autóctonos, condicionada por el aislamiento de las islas Pitiusas.  Los mejores platos tradicionales son:  la ensalada payesa (con Peix sec), Frit de polp (frito de pulpo), Sofrit pagès (con carne y patatas), Calamars a la bruta (frito de calamares en su tinta) o el Bullit de Peix (guisado de pescado con patatas). Los dulces o postres más característicos son el Flaó (pastel de queso fresco con hierbabuena), les Orelletes (dulce anisado) y la Greixonera (pudin de ensaimada).

Los productos más destacados:

Encontramos el Peix sec (pescado seco). En Formentera, antiguamente los pescadores secaban el pescado para aprovecharlo y consumirlo durante todo el año. Hoy en día, ya se ha convertido en un atractivo gastronómico de la isla. Es el ingrediente estrella de la ensalada payesa, que puede degustarse en numerosos restaurantes de la isla.

Otro producto remarcable es la sal líquida de Formentera, una sal natural proveniente del mar, sin ningún tipo de aditivo de color o sabor. Su alta calidad se debe principalmente a la potente filtración, oxigenación y mineralización que ofrece el agua de mar, y a la vez también recibe el efecto de la Posidonia Oceánica de la Reserva Marina.

Los higos secos fueron durante mucho tiempo uno de los productos básicos en la despensa local y hoy en día son muy apreciados por su intenso sabor, resaltado por el anís y el laurel con los que se aromatizan en el proceso de elaboración. Acompañados de queso, resulta un postre excelente.

El queso fresco de Formentera generalmente es mixto (de cabra y oveja) y al ser realizado para el autoconsumo, sigue las pautas de la elaboración tradicional.

El bescuit es el pan que resulta del horneado prolongado, lo que le confiere una consistencia similar al pan tostado, de hecho, precisa ser hidratado antes de ser consumido. Constituye uno de los ingredientes más peculiares de la ensalada payesa.

El vino de Formentera:

Los vinos de la isla son muy apreciados. En muchas casas se fabrica el tradicional «vi pagès», generalmente para el autoconsumo. Existen dos bodegas en Formentera: Terramoll y Es Cap de Barbaria. Todos sus vinos gozan de unas cualidades excepcionales gracias al exquisito trato que se le da a las vides y al cuidado minucioso en todo el proceso de elaboración del vino. Ambas bodegas organizan visitas guiadas e informativas, más información en www.terramoll.es y en www.capdebarbaria.com.

 

Comentarios (No hay comentarios)